Nuestra especialidad de Pediatría tiene como objetivo principal desarrollar una medicina basada en la familia, cuyos pilares fundamentales son la prevención y atención médica primaria, la recuperación y rehabilitación adecuada de los niños y la más moderna atención neonatal.

Esto se logra fomentando hábitos de vida saludables, procurando buena calidad de vida a la población portadora de enfermedades crónicas y tratando de obtener la mejor expresión del potencial genético de nuestros niños.

¿Cuándo se debe acudir al pediatra?

La apreciación sobre la gravedad de los síntomas es siempre difícil para los padres. Si bien no se puede consultar al médico ante el menor síntoma, frente a la duda, es mejor consultarle. La experiencia enseñará en el futuro cuales manifestaciones necesitan consulta y cuáles no. Más, si el bebé tiene pocos meses, en ese caso debe ser examinado por el pediatra.

Recomendamos no dilatar la visita al pediatra frente a estos síntomas:

  • Si manifiesta alguna manifestación de una enfermedad nueva, aunque sea un resfrío.
  • Si pierde peso rápidamente.
  • Si rechaza líquidos.
  • Si está constipado y ya han pasado más de cinco días.
  • Si tiene diarrea (deposiciones reiteradas).
  • Si tiene vómitos violentos.
  • Si está agitado y se altera su forma de respirar, ya sea que está respirando más lentamente o al contrario, muy rápido y con ruido.
  • Si su temperatura es superior a los 38° (fiebre) o inferior a los 35° (hipotermia). Si es la primera vez que tu bebé tiene fiebre conviene hablar con el doctor sobre que antitérmico usar. Si ya tuvo temperatura en otras oportunidades, se puede dar el antitérmico habitual y observar cómo evoluciona, si se encuentra o no con ánimos.
  • Si aparece sangre u orina en las deposiciones
  • Si pierde repentinamente el apetito.
  • Si su llanto es fuera de lo común o ronco.
  • Si presenta un cambio en su color de piel (azulada o gris debajo de los labios o de las uñas).
  • Si se muestra inactivo.
  • Si sus oídos supuran.
  • Si aparecen brotes eruptivos (si no presenta fiebre seguramente no es infeccioso).
  • Si sus ojos se enrojecen.
  • Si tiene convulsiones (accesos durante los cuales se endurece o retuerce de manera incontrolable).
  • Si ingiere algún producto tóxico (productos de limpieza).
  • Si se introduce algún objeto extraño en la nariz o en el oído (no intentes quitárselo).
pediatria
Horario de Atención

Lunes a Viernes: 15H00 – 19H00

Sábados: 08H00 – 10H00